Blogia
sopotocientos

La caraqueña del maní

La caraqueña del maní Como caraqueña trasplantada a Madrid, ha sido curioso leer esta novela que transcurre en la Caracas actual y por la que transitan malandros, buhoneros, policías corruptos, sifrinos estirados y escuálidos clase media, mujeres bellísimas de todos colores pero sobre todo mulatas de infarto expertas bailadoras de salsa, mucho ron y marroncitos, y adúlteros de toda clase y calaña. Quien busque sexo, violencia y crimen lo encontrará en abundancia en estas páginas, sin menoscabo a su calidad literaria, que, sin duda, la tiene. La prosa de Muñoz es ágil y bien condimentada, con descripciones muy visuales y una trama impecablemente construida. El personaje principal es un ex etarra que vive refugiado de su pasado en esa capital del caos que es la Caracas de la era chavista, y la caraqueña a la que se refiere el título es una mulata que el protagonista conoce en El Maní, ese lugar emblemático que tanto recuerdo de mis años universitarios y al que iba a hacer el ridículo porque la salsa es algo que nunca se me ha dado. Nunca.

Lo cierto es que, leyendo esta novela, me transporté: allí estaba el Ávila (“Monte Ávila”, lo llama), Las Mercedes, la autopista Caracas-La Guaira (antes de la trocha), las calles concurridas del Centro, el tráfico, el calor, el cerro, los modismos (“chévere”). El trópico, pues. Y también el eterno enfrentamiento de clases que nos ha llevado a donde ahora estamos. El desdén con el que las clases acomodadas se dirigen a los que tienen menos, el afán de éstos por parecerse –a toda costa– a los primeros, y el mutuo desprecio (y ya que hablo de esto, voy a permitirme una pequeña nota al margen: una de las razones por las que llevo diez años viviendo fuera es que la palabra “mono” –con la que algunos de mis compatriotas se refieren a los habitantes de los cerros– aquí significa “lindo”).

Sólo tengo un pero, un detalle que para mí no deja de ser importante: algunos nombres de calles están equivocados (“Chuaco” en lugar de “Chuao”, por ejemplo). En esta novela el escenario es un personaje más y al menos los nombres de las calles, a mi juicio, tendrían que estar bien escritos. Salvo eso, creo que es una gran novela, y yo que no suelo leer novela negra he disfrutado mucho de esta incursión en lo que para mí es un nuevo territorio.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

5 comentarios

Vivian -

Carolina: Muchas gracias por pasarte por aquí. Sí, cómo olvidar el Maní, verdad? Le he enviado un mail al autor de la novela y me dice que todavía no ha salido en inglés. Estaremos pendientes.
Un saludo
Vivian

Carolina -

WOW. EL Mani ... que buenos recuerdos. No habra nunca como ese peligroso rincon de Sabana Grande donde terminaba la separacion de clases y todos compartiamos un solo deseo ... escuchar la mejor salsa del planeta. A quien carajo le importa si las calles estan bien escritas?
By the way, el libro se puede encontrar en ingles?Tengo un amigo escritor que esta siguiendo la historia de Venezuela y le encantaria leerlo.
Saludos,
Carolina

Vivian -

Basu: Otro abrazo para ti, te llamo, vale?

José Luis: Caramba. Muchas gracias por pasearte por aquí. Pues sí, leer tu libro fue como viajar de nuevo a Caracas sin moverme de mi casa. Y no, créeme: la salsa y yo nada que ver, pana ;)

Saludos!

JOSÉ LUIS MUÑOZ -

El que una caraqueña reconozca su ciudad a través de sus páginas - aunque equivoque las calles, lo siento - es un cumplido del que me siento orgulloso. Y seguro que en El Maní es así bailabas endemoniadamente bien.

basurerodetinta -

Pinta bien la novela, habrá que leerla. Un saludo!!
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres