Blogia
sopotocientos

Las Caperucitas y el lobo

Yo tendría unos siete años cuando mi mamá nos metió en clases de ballet a mi hermana y a mí. Mi hermana era delgada y ágil. Yo era gordita y torpe y odiaba el ballet. Con todas mis fuerzas. Todas esas niñas con sus mallas rosadas y sus lacitos en las cabezas. Tanto tul y mete el pompis y un dos y un dos. Eso no era para mí: yo quería ser varón y jugar a la guerra, a policías y ladrones, a ser Supermán y encaramarme en los árboles y llenarme de tierra sin que me regañaran porque me había ensuciado el estúpido vestidito de fiesta. Pero qué aburrido es ser niña y tener que caminar no sé cómo y decir no se qué y sentarse con las piernas cerradas, Vivian, que eres una señorita. Por eso, cuando la profesora nos dijo que para el acto de fin de curso representaríamos la historia de Caperucita en danza y quién quiere ser Caperucita, yo fui la única niña, la única, que no levantó la mano. Porque yo quería ser el lobo. Quería poder perseguir a ese montón de niñas tontas que se sabían tan bien sus pas de deux. De haber podido, las hubiese devorado.

 Ese día hubo catorce Caperucitas Rojas y un lobo gordito. Las Caperucitas iban todas de  rojo pero yo no tenía disfraz de lobo, así que me pusieron una “cola”: una de esas plumas ridículas que usábamos en las clases y que una de las maestras fijó a mi joven pompis. Pero aquello no me preocupó en lo más mínimo, porque pronto estaría corriendo detrás de esas ridículas promesas de mujercitas, ¡y hasta podría gruñirles!

 Los padres estaban invitados. Cuenta mi mamá —lo confesó tiempo después, cuando yo ya era grande y no había peligro de que una revelación semejante menoscabara para siempre mi autoestima— que al verme allí, con mi cuerpo regordete enfundado en esas mallas y arrastrando la cola-pluma, corriendo torpemente detrás de ese ejército de caperucitas que chillaban (qué pronto habían aprendido las sutilezas de lo mujeril), no pudo aguantar la risa. Lo intentó y no fue capaz. Tuvo que salirse para reír a rienda suelta lejos de mi alcance y protegerme así de esa humillación. Qué triste. Qué triste que hasta la propia madre se ría de uno en tan miserables condiciones. Tengo que confesar, sin embargo, que no la culpo. Probablemente yo habría hecho lo mismo.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

6 comentarios

francisco -

Excelente articulo hrman muchas gracias.. iluminacion

Sandra -

Hola
Me llamo Sandra y tengo un directorio web. Me ha encantado tu blog! Tienes unos post muy interesantes. Buen trabajo, por ello me encantaría contar con tu sitio en mi directorio, para que mis visitantes entren a tu web y obtengas mayor tráfico.
Si estás de acuerdo házmelo saber.
PD: mi email es: montessandra22@gmail.com
Sandra.

david -

Hola.

Antes de nada, perdona que te escriba esto como un comentario, pero es que no vi tu email en el tu blog

Soy el webmaster de publizida.es



Publizida BLOG'S es un ranking / directorio de clasificación de blogs en español, creado con el único propósito de dar a conocer los mejores blog's



Registrando su blog en Publizida BLOG'S accederás al servicio de estadísticas gratuitas y podrás participar en el TOP.RANKING

También puedes acceder a la valoración que los usuarios hacen de su página.



Y lo mas importante...

darte a conocer y aumentar el numero de visitantes a tu BLOG de manera totalmente gratuita.



Si te interesa puedes darte de alta

ALTA DIRECTORIO DE BLOGS



o visitanos en ......



DIRECTORIO DE BLOGS



HTTP://PUBLIZIDA.ES



Muchas Gracias por tu tiempo... y disculpa si no fue la mejor manera de darme a conocer.



Un saludo.



DAVID T.

Webmaster de Publizida.es


¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

Ricardo -

Oye la cancion "when I was a boy" de una artista que se llama Dar Williams...se trata de eso mismo.

Marta Alicia -

Me encantó el blog y tus relatos.
Felicitaciones.

Un abrazo desde Córdoba, Argentina.

Waiting -

Y ahora soy yo la que no puede parar de reir! jajajaja. En serio que esas cosas cuando no producen ningun trauma se recuerdan con mucha risa, yo no era regordeta pero si me gustaba estar mas con los niños que con las niñas, por eso te entiendo, yo no fui a danza, ni a ballet como mi hermana, y no me arrepiento, siempre he estado mejor del otro lado. Un beso.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres